Alejandro pedregosa
La sombra de Caín

«La sombra se dice que pervive, errante y solitaria en tierras españolas.»
Y esta sombra será la que recorrerá todo el libro de relatos; el espectro de uno de los rasgos más acusados del carácter español: el cainismo. La envidia, la venganza absurda de hermano a hermano, al conocido, al que creemos que nos engañó.
Esta sombra envenena cada una de las páginas de La sombra de Caín donde se suceden crímenes de todo tipo. Homicidios siempre salpicados de ironía, crueldades humorísticas o grotescas, vidas vulgares, sombrías o trascendentes, azotadas por el mismo mal secular.
En estos relatos la sombra del resentimiento o la venganza ennegrece las existencias de hombres y mujeres, de vascos, castellanos, catalanes, gallegos y también la de los que comparten con nosotros suelo: albaneses, marroquíes, italianos. Los lugares en los que se desarrollan estas tragedias absurdas y cotidianas van desde un urinario al yate de un ministro pasando por una tumbona de playa o un cámping.
Nada ni nadie parece capaz de esconderse al estigma de La sombra de Caín, que se anuncia al principio y que da pie a esta excelente y prometedora carta de presentación de Alejandro Pedregosa dentro del mundo del cuento.

Fernando Clemot

CV_002_portada_PedregosaPresentacion-Pedregosa-01Presentacion-Pedregosa-02Presentacion-Pedregosa-03